Las y los que llamamos las y los caminantes

Lille

#migracion_venezuela
Stéphanie Pryen

10 de agosto de 2019. 8 de la mañana. Las puertas del refugio de la ONG humanitaria internacional cristiana evangélica Samaritan’s Purse se acaban de abrir. Las cerca de 200 personas que descansaron allí, apretadas sobre finas alfombras en espacios no mixtos, han recogido sus magras pertenencias con sus magros cuerpos y retoman el ritmo de la carretera. Algunas de las mujeres y niños podrán continuar hasta Bucaramanga en un minibús contratado por una asociación para aliviar un poco las dificultades de su viaje.

Le 10 août 2019. 8 heures du matin. Les portes du refuge de l’ONG humanitaire internationale chrétienne évangélique Samaritan’s Purse viennent juste de s’ouvrir. Les quelque 200 personnes qui s’y sont reposées alignées serrées sur de fins tapis dans des espaces non mixtes ont rassemblé leurs maigres affaires avec leurs maigres corps et reprennent le rythme de la route. Certaines des femmes et des enfants pourront continuer jusqu’à Bucaramanga dans un minibus affrété par une association pour soulager un peu ‘aliviar’ les difficultés de leur voyage.

 

S PryenProfesora investigadora en la Universidad de Lille, Francia y miembro del laboratorio Clersé. Es corresponsable de un máster Oficios de la Cultura, encargada de su recorrido Desarrollo y Acción Culturales en los Territorios. Ha trabajado en particular sobre la prostitución de calle, sobre las tensiones y paradojas de las acciones culturales y artísticas con fines sociales, sobre los desafíos de los derechos culturales. Entre 2016 y 2018 vivió en Maracaibo, la segunda ciudad más grande de Venezuela.

Encargada de la solicitud que le dirigieron sus amigos, la de contribuir a hacer sensible la situación vivida, realizó un film-poema y luego continuó el trabajo de documentación de la situación venezolana, especialmente en sus dimensiones migratorias en Colombia y en las rutas andinas.

 

A 3.500 metros de altitud sobre el Páramo, a pocos kilómetros de la pequeña ciudad de Berlín, en la carretera desde Pamplona hacia Bucaramanga, se inicia el camino junto a Vladimir, joven músico venezolano que va a intentar una oportunidad hacia Perú con sus únicas maquetas de canciones en youtube. Comenta este camino con ‘ánimo’, corazón y energía. Sólo tiene una cosa que decir, pero cree que puede hacer que el mundo lo escuche gracias al micrófono tendido hacia él mientras se alinean los pasos con el aliento un poco corto : que se les ofrezca una nueva oportunidad.

A 3.500 mètres d’altitude sur le Páramo, à quelques kilomètres de la petite ville de Berlín, sur la route de Pamplona vers Bucaramanga, on démarre le chemin aux côtés de Vladimir, jeune musicien vénézuélien parti tenter une chance vers le Pérou avec ses seules maquettes de chansons sur youtube. Il commente cette route avec ‘ánimo’, cœur et énergie. Il n’a qu’une seule chose à dire, mais il pense pouvoir le faire entendre au monde entier grâce au micro tendu vers lui tandis qu’on aligne les pas le souffle un peu court : qu’on leur offre une nouvelle opportunité.

 

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados